Bienvenido Querido Hermano.

Bienvenido Querido Hermano. Wellcome Dear Brother. Willkommen Lieber Bruder. Bienvenue á Toi Cher Frér. Benvenuto Caro Fratello. Bem-vindo Querido Irmão. Добро пожаловать дорогой брат.欢迎亲爱的兄弟。. Powitanie Drogi Bracie. 親愛なる兄弟ようこそ。.

1 de agosto de 2010

El Santo Rosario. Su origen.

Misterios Gozosos.--->
<---Jesús nos pide un Acto de Amor muy sencillo 2.



La Santísima Virgen le entrega el Rosario a Domingo de Guzmán


Según las investigaciones de los historiadores eclesiásticos, hasta el siglo XII, no hay testimonio alguno de que se rezara el Ave María, sino es como antífona en la liturgia.
Antes de Santo Domingo de Guzmán se citan sólo cuatro o cinco casos de fieles que solían rezar el Ave María.

Santo Domingo instituyó la práctica de rezar quince decenas de Ave María, es decir 150 Avemarías por día con un Padre Nuestro al principio y un Gloria al final de cada misterio en honor de los principales misterios de Jesucristo y la Santísima Virgen.
Esto es lo que conocemos con el nombre de Santo Rosario.

Santo Domingo de Guzmán fue el primero que, según consta, mandó rezar el Ave María en sus Constituciones y sus discípulos los primeros de quién tenemos noticia, que propagaron la devoción de rezar series de Ave Marías, meditando los misterios y rezando el rosario de rodillas, en la forma que rezaba Santo Domingo de Guzmán, según está en sus escritos y según éra la costumbre en su tiempo.

Con fundamento, pues, la voz de los Sumos Pontífices, de acuerdo con la tradición nos señala a Santo Domingo de Guzmán el fundador del Santo Rosario.
Aunque no fue él quien enseñó a rezarlo precisamente en series de diez Ave Marías y distribuyendo, como ahora, la meditación de los misterios. Esto no se fijó sino hasta el siglo XV.

El Santo Rosario -o salterio de María- es un instrumento admirable de la Divina Providencia, para la santificación en el orden temporal.
En Lourdes como en Fátima (apariciones aprobadas por la Iglesia), la Virgen María se aparece con el rosario en las manos; recomienda, exorta y hasta pide que se le obsequie con esta práctica de devoción.

Debemos saber los cristianos que no vendrá la paz de Cristo si no viene el Reino de Cristo y no vendrá sin la ayuda del Santo Rosario.

El Rosario reúne en sus cuentas las más valiosas oraciones del cristiano;

el Padrenuestro, enseñado por el mismo Jesucristo;

el Ave María, compuesto en su primera parte, por el Arcángel San Gabriel y por Santa Isabel,
y el Gloria, antigüa alabanza trinaria.

La Iglesia celebra, especialmente, el mes de Octubre a la dedicación y exaltación de esta devoción.


El Rosario completo consta de 20 misterios, y 200 Avemarías, pero diariamente suelen rezarse cinco misterios, una tercera parte.
Es una maravilla de psicología donde la suave recitación de las Avemarías seda el alma, y como música de fondo, permite la contemplación de los misterios.

La meditación de los misterios puede hacerse imaginando la escena, poniéndose dentro de ella y uniendo los propios sentimientos a los que en ése momento invadirían el Corazón de Jesucristo o de la Santísima Virgen.
En cada uno de los misterios se reza un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Al hablar del Rosario, el Papa León XII, lo describe diciendo; grandemente admirable es ésta corona de Avemarías, es una manera excelente de orar..., y utilísima para llegar a vida Inmortal.
El Papa Pío XI, en su carta Encíclica acerca del Santo Rosario de la Beatísima Virgen, se expresa diciendo;
"Qué oraciones más apropiadas y más santas pueden hallarse".

Y más recientemente Juan Pablo II ha dicho;
"El Rosario es una oración Maravillosa".
A estas invocaciones hechas de viva voz, se agrega la contemplación de los sagrados misterios que ponen ante nuestros ojos, los triunfos de Jesucristo y de su Madre... La humanidad en todo momento lo ha usado como arma poderosísima para ahunyentar a las fuerzas malignas, para conservar la pureza, y para adquirir más fácilmente una virtud.

La Santísima Virgen en nuestros tiempos, ha recomendado insistentemente esta manera de orar, cuando apareció en Lourdes y enseñó con su ejemplo esta recitación a Bernardita en la Gruta.
Qué los jóvenes saquen de ella nuevas energías, encuentren los ancianos reposo, alivio y paz.
Y todo el que lo rece calmará sus tristezas y ansias. Y según la Santísima Virgen dijo:

"Quién rece mi Rosario no se condenará". y también dijo;
"Yo saco pronto del purgatorio a las almas devotas de mi Rosario"


También es sabido las promesas hechas por María a los que recen el Rosario. Promesas espirituales, terranales, y la Vida Eterna. A los Católicos y a todo el mundo que anda en busca de paz interior, y de sabiduría espiritual, el Rosario los impulsará a ser más fervorosos y más diligentes si realizan alguna obra de apostolado.

Qué todo el mundo rece el Rosario, y en particular a todos los que de alguna manera sufren, especialmente los enfermos, los moribundos para que los aliente y aumente la esperanza de la felicidad eterna.

Que los padres se lo enseñen a sus hijos especialmene cuando termina el día, al caer el sol, se reunan en lo recen en familia.

"FAMILIA QUE REZA UNIDA PERMANECE UNIDA"


Después de la jornada de labor, en el hogar, y arrodillados frente a una imagen de la Santísima Virgen. Rezad el Rosario de María Santísima que les atraerá muchos beneficios corporales y espirituales.(Fragmentos de Pío XI acerca del Santo Rosario).
En 1917 la Virgen María en Fátima se le apareció a tres pastorcitos. La Santísima Virgen se dió a conocer como "Nuestra Señora del Rosario".

Les pidió que hiciesen penitencia para alcanzar la conversión de los pecadores y en reparación de las ofensas hechas contra el Inmaculado Corazón de María. Finalmente les instó a que recen diariamente el Rosario y recomendándoles que añadieran después de cada decena la siguiente oración:

OH JESUS MÍO, PERDONA NUESTROS PECADOS, LÍBRANOS DEL FUEGO DEL INFIERNO, LLEVA AL CIELO A TODAS LAS ALMAS, Y SOCORRE ESPECIALMENTE A LAS MÁS NECESITADAS DE TU MISERICORIDA".

Es preciso meditar los misterios al rezar el Rosario, éstos se dividen en:
Gozosos, Dolorosos, Gloriosos, y Luminosos.
Por la meditación recordamos la vida, pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo en favor nuestro y en los que tanta participación tuvo su Santa Madre.
El Rosario es una corta pero instructiva historia de la vida, muerte y triunfos de Jesucristo, puesta al alcance de todos los fieles.
Hemos de procurar rezar el Santo Rosario en común, en familia, que es lo más adecuado, en la iglesia, y en especial manera en los velorios, ofreciéndolo a la Reina del Cielo por el eterno descanso del alma del difunto y para que conceda a sus familiares una cristiana resignación.
La Virgen María prometió a quienes recen el rosario y lo propagen, bienes espirituales singulares y especiales, y en el Cielo gozarán de una manera particular y la intensidad se medirá por la devoción que pusimos por el Santo Rosario.
"A rezar pues todos el Santo Rosario, todos los días, todo el mundo, que es la devoción que más agrada a nuestra Madre del Cielo".

EL AVE MARÍA

Autor: P. Antonio Rivero LC.

El Ave María el saludo del Ángel Gabriel a la Santísima Virgen.

Se trata de la bellísima salutación del Ave María, repetida centenares de veces por todos los devotos de la Virgen, sobre todo durante el rezo del Santo Rosario.

Y sabemos que esta plegaria tiene dos partes.

La primera parte:

Está formada por las palabras del ángel de la anunciación: “Ave, llena de gracia, el Señor está contigo” (Lc. 1,28) , a los que se han agregado las que pronunció Santa Isabel al recibir la visita de su prima María:
“Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre” (Lc. 1,42).
La Iglesia ha añadido el nombre de “María” al principio y el de “Jesús” al final.
¡Es un himno de sublime alabanza, absolutamente desinteresado, pues no se le pide nada a María!

La segunda parte:

Comenzó a aparecer en la Iglesia en el siglo XIV, pero su uso no se hizo universal hasta que San Pío V, al promulgar el Breviario Romano en 1568, mandó que se rezase:
“Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén”
Una alabanza y una súplica sentida y humilde.

• Ave: ¡Dios té salve! ¡La paz sea contigo! Así saludaba Cristo a los suyos.
Hoy correspondería en lenguaje cristiano a estas expresiones populares y devotas:
“Dios lo bendiga, buenos días nos dé Dios, vaya con Dios, quede con Dios, adiós”
Es tener presente a Dios en todo, estar bajo su mirada y providencia.

• María: la más bella música que han podido formar cinco letras (Pemán). Es una palabra dulcísima, la más tierna y entrañable para un cristiano.

María significa: “Señora”, “Belleza”, “Estrella del mar”, con todo lo que significa
“Estrella”: guía, amparo, refugio, esperanza, consuelo, socorro. María es Estrella.
Así como la Estrella guía al navegante al puerto, así María nos guía al cielo.
Así como la estrella da aliento y esperanza, así María nos da fuerza.

Así como la estrella en medio de la tempestad consuela, así María nos alegra en nuestras luchas.
La Virgen es nuestra Estrella del mar, que disipa las nubes de los engaños y errores con que nos seduce el demonio.
Por eso, el nombre de “María” debemos tenerlo frecuentemente en los labios y en el corazón. También María significa “Mar amargo”, por la inmensidad de sus penas en la pasión de Su Hijo, por la ingratitud de los pecadores, por la tristeza de su condenación.

• Llena de gracias: significa abundancia, posesión, permanencia, estado. Llena de gracias en el alma, para obrar de gracia, es decir, de santidad, llena de gracia porque fue habitada por Dios.

• El Señor es contigo: indica la presencia de Dios activa y eficaz para la misión encomendada. Esta presencia llena de gozo y alegría. Dios está con Ella. Está invadida de Dios.
• Bendita tú entre las mujeres: por ser la Madre de Dios, escogida y preferida...
por ser madre y virgen, única entre todas las mujeres...
por ser concebida sin pecado original...
por ser más santa que todas las mujeres santas del mundo. Por eso, sólo a ella le han levantado en toso el mundo altares, templos y ermitas.

• Y bendito el fruto de tu vientre: es Jesús ese fruto. Es un fruto hermoso, sabroso, suculento, suave. Quien lo come quedará saciado. El fruto que nos ofreció Eva fue un fruto de muerte. María nos ofrece el fruto de la Salvación. La fragancia de este bendito fruto, viene exhalada en la Eucaristía.

• Jesús: palabra que añadió la Iglesia al final de la 1° parte del Ave María Jesús significa la salvación de Jahvé. Los antigüos Judíos llamaban Jahvé a Dios Padre.

• Santa María, Madre de Dios: Así comienza la 2° parte. Santa, Santa porque cumplió fidelísimamente la voluntad de Dios en todo. Ser santos, para eso vinimos a la tierra.
Y es Madre de Dios, no madre de un serafín o de un querubín. Madre del Soberano Dios.

• Ruega por nosotros: que estamos desterrados en este valle de lágrimas...
que somos pecadores... que estamos tentados.

• Pecadores: somos pecadores, lo contrario que ella. Pecamos con los ojos, por inmodestia; con el oído, por oír conversaciones vanas: con la lengua, por hablar mal; con el paladar, por gula en los manjares; con la fantasía, por imaginaciones peligrosas; con el entendimiento, por pensar mal, con la memoria, por recuerdos nocivos; con el corazón por malos deseos impuros.
• Ahora: en este día, en esta hora en este momento de luz o de oscuridad, de paz o desasosiego, de tentación o de calma. Ahora, cuando camino, cuando me subo al autobús, cuando voy al trabajo, cuando salgo de vacaciones, cuando descanso.

• Y en la hora de nuestra muerte: que no sabemos cómo será, si cuándo será, ni cómo nos sorprenderá. Es ese momentos el demonio nos traerá el recuerdo de nuestros pecados pasados, el rigor de la justicia divina y la memoria del desprecio de tantas gracias.

En la hora de nuestra muerte, cuando el dolor de la enfermedad no nos permita acudir a ti, que tengamos a nuestro lado a un sacerdote que nos absuelva, que nos administre el Viático y nos dé la Unción de enfermos y nos recomiende el alma, y así demos el último suspiro pronunciando tu santo nombre y el de tu Hijo Jesús.

Quien reza fervorosamente el avemaría tendrá la gracia de una santa muerte. No olvidemos al acostarnos antes de dormir rezar las tres Avemarías en honor a la Santa Pureza de María, prenda segura de una buena muerte y del auxilio necesario para salvar nuestra alma de la condenación eterna del infierno.

• Amén: significa, así es, así lo creo, así sea.

¡Qué hermosa oración el Ave María!

María, ruega por nosotros.

PORQUE DEBEMOS REZAR EL SANTO ROSARIO TODOS LOS DÍAS



LAS QUINCE PROMESAS DE LA VIRGEN MARÍA A QUIENES RECEN EL ROSARIO

1.- El que me sirva, rezando diariamente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.
2.- Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.

3.- El Rosario será un fortísimo escudo de defensa contra el infierno, destruirá los vicios, librará de los pecados y exterminará las herejías.

4.- El Rosario hará germinar las virtudes y también hará que sus devotos obtengan la misericordia divina; sustituirá en el corazón de los hombres el amor del mundo al amor por Dios y los elevará a desear las cosas celestiales y eternas.
¡Cuántas almas por este medio se santificarán!.

5.- ¡El alma que se encomiende por el Rosario no se condenará!

6.- El que con devoción rezare mi Rosario, considerando misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá en muerte desgraciada; se convertirá, si es pecador; perseverará en la gracias, si es justo, y en todo caso será admitido a la vida eterna.

7.- Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin auxilios de la Santa Iglesia.

8.- Quiero que todos los devotos de mi Rosario tenga en vida y en la hora de la muerte la luz y la plenitud de la gracia, y sean partícipes de los méritos de los bienaventurados.

9.- Libraré pronto del Purgatorio a las almas devotas del Rosario.

10.- Los hijos verdaderos de mi Rosario gozarán en el cielo una gloria singular.

11.- Todo lo que se me pidiere por medio del Rosario se alcanzará prontamente.

12.- Socorreré en todas sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.

13.- Todos los que recen el Rosario tendrán por hermanos en la vida y en la muerte a los bienaventurados del cielo.

14.- Los que rezan mi Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito hijo JesuCristo.

15.- La devoción al santo Rosario es una señal manifiesta de predestinación a la gloria Celestial.

La tradición atribuye al beato Alan de la Roche (1428 apróx. - 1475) de la orden de los dominicos el origen de estas promesas hechas por la Santísima virgen María.
Es mérito suyo el haber restablecido la devoción al santo rosario enseñada por Santo Domingo apenas un siglo antes y olvidada tras su muerte.

EL PODER DEL SANTO ROSARIO

La Santísima Virgen María ha conseguido de su Hijo Jesús un enorme poder para todos los recen el Santo Rosario. Es tan poderoso el Santo Rosario que desarma a satanás, lo deja ciego y no puede reinar sobre las almas. Le arranca almas de sus garras. El Santo Rosario cambia los corazones tibios en corazones ardientes por el Amor de Jesucristo.

El poder del Santo Rosario es la oración mas poderosa después del Santa Eucaristía “La Santa Misa”. En todas las apariciones, La Santísima Virgen María pide el rezo del Santo Rosario porque a través de esta oración la Santísima Virgen nos acompaña a rezar a Dios Padre y estamos reviviendo la vida de Jesucristo Nuestro Señor. La Santísima Virgen dice:
“El Santo Rosario es tan poderoso como una bomba nuclear; pero en construcción”.

La Santísima Virgen reveló a una devota, que cuando se reza el Santo Rosario con devoción, el cielo se abre y se derraman las gracias sobre las personas que lo están rezando.
Esta devota le pregunto: qué pasa si durante el rezo hay una o más personas que no rezan con devoción, ¿no se derraman las gracias igual?

La Santísima Virgen le contesto:

"Las personas que están rezando sin devoción es como si se pusieran un paraguas rechazando las gracias, mientras que aquellos que rezan con devoción las reciben con plenitud."

El Santo Rosario se debe rezar pausadamente, recemos con amor, recordemos que los Misterios son la descripción gráfica de la vida de nuestro Señor Jesucristo.

Mentalmente tratemos de recordar durante cuatro ó cinco minutos la vida de Jesús y María según cada misterio lo requiera. O al menos se leerá una pequeña introducción antes de cada misterio.

Durante el rezo del Padrenuestro estamos Santificando al Padre Celestial y proclamando su Reino. En las Ave Marías, estamos recordándole a María Santísima la Anunciación del Verbo Divino y Santificando a Jesús en su Vientre Virginal. Durante el “Santa Maria” le estamos hacienda una súplica. En el Gloria, estamos glorificando a la Santísima Trinidad.

Recen con amor el Santo Rosario de preferencia todos juntos en familia y se verá como se cumplen las quince promesas que la Virgen hizo a Santo Domingo de Guzman.














Rezad el Rosario todos los días para alcanzar bienes espirituales, corporales, y la santidad.
"Quién rece el Rosario todos los días no se condenará".
Todo lo que se pida a través del Rosario se alcanzará prontamente.
(Palabras de María Santísima a San Domingo Guzmán).

Frases y Dichos


Ayuda a tu semejantes a levantar la carga, pero no a llevarla.(Pitágoras)

Los que no se acuerdan del pasado estan condenados a repetirlo.(Alemán)

Los que están siempre de vuelta de todo, son los que no han ido nunca a ninguna parte.(Machado)

El saber es la única propiedad que no puede perderse.(Bías de Priene)

Los imposibles de hoy serán los posibles de mañana.(K.Tsiolkovsky)

La vida te da una oportunidad de aprender y no hay crecimiento sin dolor.(Santa Rita)

El destino baraja y nosotros jugamos.(A.Schopenhauser)

No hay comentarios: