Bienvenido Querido Hermano.

Bienvenido Querido Hermano. Wellcome Dear Brother. Willkommen Lieber Bruder. Bienvenue á Toi Cher Frér. Benvenuto Caro Fratello. Bem-vindo Querido Irmão. Добро пожаловать дорогой брат.欢迎亲爱的兄弟。. Powitanie Drogi Bracie. 親愛なる兄弟ようこそ。.

2 de agosto de 2010

Misterios Gozosos.

<---El Santo Rosario. Su Origen.
Misterios Dolorosos.--->

TRIPLE SEÑAL DE LA CRUZ

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios nuestro.
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Señor, abre mis labios y mi boca proclamará tu alabanza.
Señor, ven pronto en mi auxilio, date prisa en socorrerme.
Gloria al Padre, Gloria al Hijo, Gloria al Espíritu Santo. Amén.

La mejor manera de prepararnos para rezar es empezar reconociendo nuestros pecados.
Por eso vamos a decir:

Acto penitencial.

Yo confieso ante Dios Padre todopoderoso,
y ante vosotros hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión:
por mi culpa, por mi culpa , por mi gran culpa.
Por eso ruego a Santa María siempre Virgen,
a los ángeles, a los santos y a vosotros hermanos,
que intercedáis por mí ante Dios nuestro Señor. Amén.

O bien rezamos el:

Pésame.

Pésame Dios mío,
y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido.
Pésame por el infierno que merecí,
y por el cielo que perdí.
Pero mucho más me pesa porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Vos.
Antes querría haber muerto que haberos ofendido,
y propongo firmemente no pecar más y evitar todas las ocasiones próximas de pecado. Amén.

Se acostumbra a rezar la tercera parte del Santo Rosario, es decir 5 decenas, es muy conveniente practicar la piadosa costumbre de aplicar una intención a cada decena.

Por ejemplo: por el Papa, por la paz del mundo, por las vocaciones eclesiásticas y la santificación de los sacerdotes, por las misiones, por los enfermos o por alguna necesidad en particular, por la conversión de alguna persona, por la unión de la Iglesia (Ecumenismo), para pedir trabajo, salud, bienestar.

MISTERIOS GOZOSOS; los días Lunes y Sábados.

PRIMER MISTERIO GOZOSO:

La anunciación del Angel Gabriel a la Virgen María.


Texto Bíblico: Lucas 1, 26-38.

En aquel tiempo, Dios mandó al Arcángel Gabriel para visitar a una joven Virgen llamada María.
El Angel alaba a María llamándola
"llena de Gracia", el Señor está contigo.
Ella se turbó por estas palabras, y se preguntó qué significaría aquel saludo.
El ángel añadió: "No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en tu seno y darás a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús.
Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo".
María respondió al ángel:
"¿Cómo será esto, puesto que no convivo con ningún hombre?"
El ángel le aclaró:
"El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios".
Y le informó de que su pariente Isabel había concebido un hijo en su vejez, porque, le recordó;

"Ninguna cosa es imposible para Dios"

y Ella se humilló diciendo:

"He aquí la servidora del Señor, hágase en mi según lo que has dicho".
Y el Ángel se alejó.

Meditación por Padre Celso Mejido Diaz, Misionero del Sgdo. Corazón.

La humanidad impotente que no era capaz de hacer el bien y clamaba a Dios:
"Nubes, lloved al Justo, tierra ábrete, y que brote de tí el Salvador".
La única Mujer Inmaculada fue la elegida para ser la Madre de Dios.

El Angel se postra ante Ella.
Es la primera vez que la naturaleza humana se ve tan honrada. La siempre limpia Virgen María, iluminada interiormente, comprendió el gran misterio de la Encarnación, y se sintió pequeñísima ante el acatamiento divino.

¡La esclava del Señor! Creyó en la palabra de Dios, que el Arcangel San Gabriel le transmitiera.
La naturaleza humana, fecundada por el Espíritu Santo, albergará al Hijo de Dios, que borrará el pecado y vencerá al demonio.
Se inician nuevos tiempos; la reconciliación entre el Creador y la criatura.

Con el Angel felicitamos a la Santísima Virgen por estar llena de gracia y por llevar en su seno al Autor de la gracia y de la vida.
Aprendamos de Ella a cooperar a las inspiraciones sobrenaturales;
pidámosle el amor de la pureza, y unámonos al gozo que experimentó su Corazón ante la inmediata venida del Mesías.
Cuando recibamos alguna alabanza, recordemos que si llevamos a buen fin una obra, todo el mérito es de Jesús.

Pidamos como fruto del Rosario: La humildad de corazón.

Rezamos un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Luego, la siguiente oración pedida por la Santísima Virgen en Fátima a los tres pastorcitos:
"Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia".

PADRENUESTRO

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

AVEMARÍA
Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

GLORIA

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén

SEGUNDO MISTERIO GOZOSO:

La visita de María a su prima Isabel.


Texto Bíblico. Lucas 1, 39-45


Unos días después María se dirigió presurosa a la montaña, a una ciudad de Judá.
Entró en casa de Zacarías y saludó a su prima Isabel.
Cuando Isabel oyó el saludo de María, el niño saltó en su seno e Isabel quedó llena del Espíritu Santo.
Y dijo alzando la voz:
"¡Bendita tú eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!
¿Y cómo es que la madre de mi Señor viene a mí?
Tan pronto como tu saludo sonó en mis oídos, el niño saltó de alegría en mi seno. ¡Dichosa tú que has creído que se cumplirán las cosas que te ha dicho el Señor!"

Meditación por Padre el Celso Mejido Diaz, Misionero Sgdo. Corazón.

Pocos días después de la Anunciación, la Santísima Virgen emprende un largo viaje para visitar a su parienta Isabel.
El trayecto de Nazaret a Hebrón es largo, pero las dificultades solo avivan su caridad.
Hermosa lección para las almas perezosas y débiles que no se animan a dar un paso más en favor del prójimo y cumplen sus deberes con negligencia y abandono.
Ambas primas habían concebido en forma milagrosa.
El Verbo se encarnó por obra del Espíritu Santo.
Juan, el precursor, fue concebido de la manera ordinaria de la unión de hombre y una mujer, pero en circunstancias prodigiosas, ya que , su madre Isabel había pasado la época de la maternidad.
Juan fue concebido en pecado original, pero santificado antes de nacer por la visita de Jesús en el seno de María.
Esto ocurrió en el encuentro y afectuoso saludo de las primas.
La esposa de Zacarías quedó inundada por el Espíritu Santo, y saltó de alegría, el hijo que llevaba Isabel en sus entrañas al darle la bienvenida a María. También la Virgen Santísima, llevaba en su seno materno a Jesús.
Juan fue pues, el primer cristiano y como tal, modelo y ejemplo.
Isabel proclama a su prima como Madre de Dios, bendita entre todas las mujeres y bienaventurada por todas las generaciones.
La reconoce que lleva al Hijo de Dios en su seno virginal.
Le contesta la Santísima Virgen atribuyendo un cántico de alabanza a Dios,
"El Magnificat", donde derriba a los soberbios y ensalza a los humildes.
El Corazón de María ha iniciado con esta visita el ministerio de reconciliación de los pecadores con Dios.
Aprendamos del espíritu servicial de María y a irradiar su caridad.
Bienaventurada Tú, le dice Isabel, porque has creído.
Apreciemos por encima de todo el amor a Dios y al prójimo tal cual lo hizo María.
Imitemos a María y aprendamos a sacrificarnos con alegría en bien de nuestro hermanos necesitados.

Pidamos como fruto del Rosario: La caridad hacia quienes más lo necesitan.

Rezar un Padrenuestro, diez Avemarias, y un Gloria.

Y luego: "Oh Jesús mío, perdona nuestras pecados, líbranos de fuego del infierno, lleva la cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia". Amén.

TERCER MISTERIO GOZOSO:

El nacimiento del Niño Jesús en el portal de Belén.


Texto Bíblico: Lucas 2, 1-7.

Por aquellos días salió un decreto de César Augusto para que se empadronara todo el mundo.
Éste es el primer censo que se hizo siendo Cirino gobernador de Siria.
Todos iban a empadronarse, cada uno a su ciudad.
También José, por ser descendiente de David, fue desde la ciudad de Nazaret de Galilea a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, para empadronarse con María, su mujer, que estaba encinta.
Mientras estaban allí se cumplió el tiempo del parto, y dio a luz a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo reclinó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada.

Meditación por el Padre Celso Mejido Diaz, Misionero del Sgdo.Corazón.

José y María vivían contentos en Nazaret esperando el fruto de Santidad que Ella llevaba en su seno.
El ángel había revelado el misterio a José, el cual era casto y puro de corazón.
El nacimiento temporal debía efectuarse en Belén.
Ya hacía siglos que los profetas habían anunciado el nacimiento del Mesías. La soberbia del emperador Augusto, (los poderosos también son instrumentos de Dios), sirvió para que se cumplieran las Escrituras.
Dispone un padrón de los habitantes del Imperio.
La familia de José procedía de Belén. Los esposos se someten a la autoridad civil. Van a Belén.
No encuentran posada donde alojarse. Un abandonado establo será su refugio nocturno.
Soportan fríos e incomodidades. Ellos no se quejan ya que saben que Dios está de su parte. A pesar de encontrar ciertas dificultades siempre muestran alegría y disposición en los problemas.
El Rey de los Cielos y tierra, decide nacer en un rústico pesebre.
La llaga más profunda del ser humano es la soberbia.
Y Jesús es ejemplo de humildad para derribar nuestra soberbia.
El Niño nace de pobres padres, y los pastores son su companía. Gente humilde y pobres como José y María.
La buena nueva, el nacimiento, no fue presenciado por los ricos, los sabios, o letrados, sino por la gente humilde.
Así Jesús se declara en favor de los pobre, los humildes de corazón, y los despreciados de este mundo.
Una multitud de Angeles acompañan al Niño Dios eluminando el establo y alabando a Dios por el nacimiento de Jesús.
"Gloria In Excelsis Deo"
Adora al Niño Jesús que es Rey de los Cielos envuelto en pobres pañales sobre las pajas de un pesebre.
Al ver su pobreza voluntaria, tengamos vergüenza de habernos lamentado tantas veces por no tener todo aquello que nuestro capricho nos hacía desear.

Pidamos como fruto del Rosario: El desprendimiento de los bienes terrenos que nos alejan de Dios.
Rezar un Padrenuestro, diez avemarías y un Gloria. Y luego:

"Oh Jesús mío, perdona nuestras pecados..."

CUARTO MISTERIO GOZOSO:

La Presentación del Niño Jesús en el Templo.


Texto Bíblico: Lucas 2, 22-24.

Cuando se cumplieron los días de la purificación, según la ley de Moisés,
lo llevaron a Jerusalén para ofrecerlo al Señor,
como está escrito en la ley del Señor:
Todo varón primogénito será consagrado al Señor, y para ofrecer el sacrificio según lo ordenado en la ley del Señor:
un par de tórtolas o dos pichones.

Meditación por el Padre Celso Mejido Diaz, Misionero Sgdo.Corazón.

La antigua ley mandaba consagrar a Dios en el templo a todo varón primogénito. La madre debía purgarse allí de la impureza contraída al dar a luz. Tanto la Virgen como Jesús estaban exentos de toda mancha.
Esta ley no obligaba a María puesto que Jesús era Dios, pero Ella se somete y obedece el mandato común.
José y María, obedecen ya que ellos forman parte del pueblo Judío, y cómo Judíos no quieren manternerse al margen.

Pasados los cuarenta días, María toma al Niño y lo ofrenda, con El, y por El, debía presentar. Un par de tórtolas que era el óbolo de los humildes.
El anciano Simeón, lleno del Espíritu Santo, al ver al Niño Jesús, lo proclama como Salvador de los hombres.
Gozoso lo toma en sus brazos.
Simeón fue el primer cristino, ya que proclamó a Jesús como el Hijo de Dios.
Con la alegría también predijo el dolor a María:
"Este Niño será motivo de salvación para unos y de caída para otros".

A María le dice:
"En cuanto a Tí una espada de dolor te atravesará el Alma".
Tenemos que saber que todos debemos sufrir, tarde o temprano, nos llegará, y debemos hacerlo en silencio y ofrecerlo a Jesucristo que tanto hizo por nosotros.
Simeón enseña con su honesta conducta, la virtud de la esperanza, la cual no hay que abandonar nunca, aún cuando todo parece perdido.

Unámonos al Corazón de María, en su vida de inmolación y amargura.
Qué los padres consagren sus hijo a Dios, y que los crien para el Cielo. Enseñándoles a rezar y el amor a la Santísima Virgen.
Imitemos la obediencia y la pureza de María y estemos siempre dispuestos a aceptar la órdenes de quienes tienen autoridad sobre nosotros.
Seamos fieles a las promesas que hacemos a Dios.
La Providencia jamás abandona a los que confían en Dios.

Purifiquemos nuestro corazón con el sacramento de la confesión, ya que es un regalo de Dios.
No lo desaprovechemos.

Pidamos como fruto del Rosario:
La obediencia.
Rezar un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria.
Y luego;

"Oh Jesús mío, perdona nuestra pecados..."

QUINTO MISTERIO GOZOSO:
El Niño Jesús perdido y hallado en el templo.


Texto Bíblico: Lucas 2, 41-50.


Sus padres iban todos los años a Jerusalén por la fiesta de la pascua. Cuando tuvo doce años, fueron a la fiesta, como era costumbre.
Terminada la fiesta, emprendieron el regreso; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén sin que sus padres se dieran cuenta.

Creyendo que iba en la caravana, anduvieron una jornada, al cabo de la cual se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos; al no encontrarlo, volvieron a Jerusalén en busca suya.
A los tres días lo encontraron en el templo sentado en medio de los doctores, oyéndolos y preguntándoles. Todos los que le oían estaban admirados de su inteligencia y de sus respuestas.

Al verlo, se quedaron maravillados; y su madre le dijo:
"Hijo, ¿por qué has hecho esto? Tu padre y yo te hemos estado buscando muy angustiados".
Les contestó: "¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debo ocuparme en los asuntos de mi Padre?" Ellos no comprendieron lo que les decía.

Meditación por el Padre Celso Mejido Diaz, Misionero del Sgdo. Corazón.

Los hijos varones debían, tres veces al año, presentarse en el templo según el mandato de la ley antigua.
Acaeció que, en tiempo de la Pascua, cuando el Niño Jesús tenía doce años, lo llevaron consigo José y María.
A la vuelta, cuando ya estaba lejos de Jerusalén, notan la ausencia.
¡Angustia, desesperación y temores de los Corazones de María y José!.
Durante tres días buscan Jesús entre parientes y amigos.

Hasta que finalmente, caen en la cuenta que Jesús debe estar en el templo.
Y en efecto, allí lo encuentran. Las penas y angustias se volvieron alegría.
Allí estaba sentado entre los sabios y doctores de la ley.
Éstos se preguntaban: ¿Cómo es que éste Niño sabe tanto de las escrituras?.
María pregunta a Jesús porqué ha desaparecido durante tres días.
Tu padre y yo hemos estado angustiado buscándote.
Jesús le contesta que ellos deben saber que El tiene que ocuparse de los cosas del Padre Celestial.
Sus Padres no entendieron mucho lo Jesús les decía.

Pero dócil y obediente, Jesús regresa con sus Padres obedientemente.
Aprendamos de María y José a buscar la gracia de la presencia de Dios, manantial de paz y Felicidad eterna.
El templo es el refugio natural del cristiano. Se encuentra en él salud para los sufrimientos del alma, reconciliación con Dios y perdón de los pecados.
Jesús-Dios nos espera con los brazos abiertos para tranquilizar nuestras conciencias, y más si buscamos a Dios por medio del Corazón de María nuestra Madre del Cielo.
Pidamos a María que ayude a conservar a Jesús siempre en nuestro Corazón y en caso de haber pecado, nos ayude a volver a El, mediante el arrepentimiento y la confesión sincera de nuestros pecados.

Pidamos como fruto de Rosario: La fidelidad a los deberes religiosos.

Rezamos un Padrenuestro, diez Avemarías, y un Gloria.

Y luego: "Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia". Amén.



Cuando los niños rezan atraen muchas bendiciones del Cielo a la familia. Debido a la pureza de sus almas y a la inocencia. Por esta causa recemos con ellos y enseñemos a nuestros hijos a rezar.








RECEMOS TODOS LOS DÍAS EL SANTO ROSARIO:

MISTERIOS GOZOSOS.




Frases y dichos


La injusticia nos incumbe a todos, si un hombre la sufre todos somos responsables.(San Agustín)

La modestia es una virtud que todos debemos practicar.(Sta. Teresita)

No permitas que tus pies vayan delante de tus zapatos.(Escocés)

La carrera no se gana hasta que no se bajo la bandera a cuadros.(Fangio-Argentina)

A tus amigos aconséjalos en privado y elógialos públicamente.(Syro)

El sabio no dice lo que sabe, y el necio no sabe lo que dice.(Chino)

Cada uno vale lo que vale delante de Dios y nada más.(San Antonio de Padua)

No hay comentarios: